Las Reglas de la Innovación III: Lo Posible Adyacente

Según  hemos comentado en las dos entradas anteriores, la innovación se compone de Momentos Eureka y Corazonadas Lentas (generalmente ambas, aunque como hemos visto, por razones que tienen más que ver con la dramatización de la historia que con su análisis preciso se suele sobredimensionar la importancia del primero).

Esto vale si hablamos del origen de una idea; pero qué hay del tema, del territorio que explora una idea?… por definición la innovación debería transitar por territorios vírgenes, pero esto no es necesariamente así, de hecho no es así en absoluto…

El territorio de la innovación es Lo Posible Adyacente

Lo Posible Adyacente (LPA) es la frontera entre lo que sabemos y lo que no sabemos… o incluso más, es la frontera entre lo que sabemos y lo que casi sabemos…

Como todo resulta muy críptico veamos unos ejemplos:

Elisha Gray se dirige a la oficina de patentes a registrar su última invención en la que llevaba varios años trabajando: el telégrafo sin hilos, sólo un tiempo después se enterará que un tal Alexander Graham Bell se le ha adelantado únicamente POR DOS HORAS y pasará a la historia como el inventor del teléfono… Posteriormente se sabrá que tiempo antes Antonio Meucci y otros habían imaginado e incluso construido dispositivos similares…

Grahan bell, Elisha grey, el desafío continúa

Grahan bell, Elisha grey, el desafío continúa

No es un caso aislado, a menudo los inventos se inventan varias veces:

Tanto es así que en 1.920 William F. Ogburn y Dorothy Thomas publicaron un ensayo titulado Are Inventions Inevitable? en el que describían cerca de 150 ejemplos de invención múltiple….

Are Inventions Inevitable

Are Inventions Inevitable? Fragmento del artículo con un largo listado de inventos reinventados…

Esto es así porque las grandes ideas no salen de la nada, se construyen sobre una serie de elementos ya existentes. Algunos de esos elementos son conceptuales (cómo nuevos métodos de resolver un problema o incluso de definir qué es un problema) o puramente tecnológicos o mecánicos.

Es decir, para que Prestley y Scheeele descubrieran el oxígeno, primero tuvieron que asimilar la idea de que el aire no era un elemento fundamental sino que estaba compuesto por varios gases distintos (concepto al que apenas se acababa de llegar), pero además necesitaron unas modernísimas, para la época, balanzas de precisión con las que medir los cambios de peso que producía la oxidación.

Solo cuando ambos elementos, el conceptual y el técnico estaban disponibles, el descubrimiento del oxígeno entro en el terreno de LPA; aunque los atomistas Democrito y Leucipo hubieran querido determinar la composición del aire; la tecnología de la grecia del s.IV AC, no se lo hubiera permitido, simplemente para ellos el oxígeno estaba más allá de LPA.

Explorar lo posible adyadcente no es atravesar un océano desconocido, es simplemente abrir una puerta que da a una nueva habitación, a veces la habitación es diminuta, pero tiene otras puertas que a su vez comunican con otras estancias que tal vez supongan áreas enteras del edificio del conocimiento.

Veamos como una de esas minúsculas puertas da paso a una grandiosa mansión: a finales del s. XIX la idea predominante entre la mayoría de los físicos venía resumida en la frase de lord Kelvin: “Todas las leyes del universo están ya descubiertas, salvo algunas pequeñas cosas…”

Lord Kelvin

Lord Kelvin

Una de esas pequeñas cosas, era el problema de la radiación del cuerpo negro

Muy resumidamente podemos decir que el problema se presentaba al estudiar un cuerpo caliente que absorbe e irradia energía; con las teorías de la “física clásica” disponibles en aquel momento (fundamentalmente la termodinámica y las ecuaciones de Maxwell) para algunas frecuencias la energía emitida debía ser infinita; lo que es evidentemente falso…

Radiación del cuerpo negro

Radiación del cuerpo negro

En 1900, Max Plank, resolvió la paradoja de un modo bastante ingenioso, introduciendo una constante, la constante de Plank, que nos dice que la energía no se emite o absorbe de modo lineal, sino escalonadamente. Es decir la energía no es algo “continuo” sino algo formado por paquetes, por “cuantos” según la terminología del autor.

Max Planck

Max Planck

La teoría pasó bastante desapercibida, incluso para el propio Plank, que la consideraba simplemente un artificio matemático… hasta que en 1905 Einstein usó este razonamiento para resolver otro de los pequeños flecos de Lord Kelvin, el efecto fotoeléctrico… efectivamente, según la demostración de Einstein la luz también estaba cuantizada (de hecho los cuantos de luz es lo que actualmente conocemos como fotones)…

A partir de ese momento una serie de físicos: de Broglie, Bohr, Schodinger, Heisenberg demolieron la física clásica: la pequeña puerta que abrió Plank daba acceso a una nueva y gigantesca área del conocimiento que actualmente conocemos cono mecánica cuántica y es una de las teoría fundamentales de nuestro mundo… sin la mecánica cuántica no habría ordenadores, ni láser, ni TAC, ni teléfonos táctiles yo no estaría tecleando esta entrada… 

Como hemos visto, la mayoría de las innovaciones se localizan en la frontera de LPA, muchas de ellas son avances aparentemente insignificantes que solo “a posteriori” revelan su capacidad de trasformar el mudo…

Pero, qué pasa con los que saltan mucho más allá de LPA y se adentran kilómetros en un continente desconocido… esto no suele ser muy recomendable, alejarse de LPA hace simplemente que la gente no te entienda y que tus avances caigan en el olvido

Leonardo de Vinci fue un genio universal, sus contribuciones en todo tipo de campos artísticos y técnicos son excepcionales, sin embargo al admirar sus diseños sobre aparatos voladores….

Leonardo flying machines

Leonardo flying machines

Te das cuenta claramente de que ya tenía capacidad conceptual para diseñar un artefacto volador; simplemente le faltaba el apoyo técnico: aún faltaban varios siglos para el desarrollo del motor. Ante esa circunstancia Leonardo con toda su genialidad poco podía hacer; si hubiera nacido en Nueva York en 1.820 podría haber adelantado la historia de la aviación medio siglo; en Italia del XVI las máquinas volantes simplemente estaban más allá de su LPA.

Innovar no es viajar muy lejos y alcanzar el fin del mundo; innovar es mirar con cuidado las cosas que te rodean y buscar conexiones que nadie ha visto, es estar en el momento justo y hacer primero lo que muchos otros están a punto de hacer, innovar es crear algo y que cuando se lo enseñes a tu vecino se aleje rumiando: cómo no se me ha ocurrido a mi…

Y para salirte de la fila, para dar ese pasito que toda la clase está por dar hay algunas herramientas que veremos en la siguiente parte: serendipia, exaptación y error.

Las reglas de la innovación I: ¿qué es una idea?

¿Cuáles son las reglas de la innovación, por qué en algunos lugares o momentos de la historia aparece una explosión de creatividad, mientras que en otros entornos el pensamiento creativo desaparece en un erial…?

A continuación hablaremos de algunas de las claves de la innovación y para ello tomaremos prestada la nomenclatura que ha desarrollado Steven Johnson:

  • Corazonadas lentas
  • Lo adyacente
  • Serendipia
  • Exaptación
  • Error

Aparte de estas claves, veremos que las ideas tienden a surgir y desarrollarse en determinados entornos entre los que destacamos:

  • Redes líquidas
  • Plataformas

Pero antes de comenzar, lo primero que debemos aclarar es que entendemos por innovación, o más profundamente, qué entendemos por tener una idea.

Si tecleas en google (el equivalente actual del Oráculo de Delfos) la palabra IDEA, obtienes más o menos esto:

Las ideas para Google

Las ideas para Google

Está claro que en imaginario colectivo de Internet la metáfora que mejor describe el nacimiento de una idea es una bombilla que se enciende:

Arquímedes se está metiendo en la bañera cuando observa el agua que se derrama y de repente, un relámpago atraviesa su cerebro y sale corriendo, desnudo y jubiloso gritando EUREKA!!

Isaac Newton dormita bajo un árbol cuando una manzana madura cae sobre su cabeza encendiendo la llama de una teoría que podía describir el universo.

Momentos Eureka!!

Momentos Eureka!!

Hay muchas anécdotas de este estilo (la mayoría apócrifas) circulando por ahí, en todas ellas el “innovador” tiene un momento repentino de claridad, una “luz” se enciende en su mente e instantáneamente la nueva idea se le presenta totalmente montada y desarrollada.

Lástima que esto no sea cierto: Las ideas no son relámpagos, ni chispazos ni explosiones en la mente, las ideas, de un modo absolutamente literal, son redes neuronales:

RedNeuronal

Es decir, las ideas no son una bombilla que se enciende, las ideas son miles o decenas de miles de bombillas (las neuronas) que se encienden y titilan al unísono; no me digáis que la realidad no supera a su metáfora!!

Para desarrollar una red con este nivel de complejidad el cerebro debe construir nuevas conexiones neuronales, reforzar otras y anular algunas que existían previamente.

Toda esta “arquitectura cerebral” no se produce en un solo instante; los momentos Eureka son las intuiciones que evidencian el esquema general de la idea; o proveen de una última conexión cuando ya todas las piezas están desplegadas ante la mente del inventor; pero lo que no debemos perder de vista es que estas ideas se desarrollaron y tomaron forma durante largos periodos de tiempo, en los que hubo avances y retrocesos, epifanías y momentos de ofuscación; en ocasiones la idea permaneció abandonada en un cajón de la mente largos años…

Es decir, en el imaginario colectivo las ideas son relámpagos pero en la realidad suelen ser Corazonadas Lentas.