Las reglas de la innovación I: ¿qué es una idea?

¿Cuáles son las reglas de la innovación, por qué en algunos lugares o momentos de la historia aparece una explosión de creatividad, mientras que en otros entornos el pensamiento creativo desaparece en un erial…?

A continuación hablaremos de algunas de las claves de la innovación y para ello tomaremos prestada la nomenclatura que ha desarrollado Steven Johnson:

  • Corazonadas lentas
  • Lo adyacente
  • Serendipia
  • Exaptación
  • Error

Aparte de estas claves, veremos que las ideas tienden a surgir y desarrollarse en determinados entornos entre los que destacamos:

  • Redes líquidas
  • Plataformas

Pero antes de comenzar, lo primero que debemos aclarar es que entendemos por innovación, o más profundamente, qué entendemos por tener una idea.

Si tecleas en google (el equivalente actual del Oráculo de Delfos) la palabra IDEA, obtienes más o menos esto:

Las ideas para Google

Las ideas para Google

Está claro que en imaginario colectivo de Internet la metáfora que mejor describe el nacimiento de una idea es una bombilla que se enciende:

Arquímedes se está metiendo en la bañera cuando observa el agua que se derrama y de repente, un relámpago atraviesa su cerebro y sale corriendo, desnudo y jubiloso gritando EUREKA!!

Isaac Newton dormita bajo un árbol cuando una manzana madura cae sobre su cabeza encendiendo la llama de una teoría que podía describir el universo.

Momentos Eureka!!

Momentos Eureka!!

Hay muchas anécdotas de este estilo (la mayoría apócrifas) circulando por ahí, en todas ellas el “innovador” tiene un momento repentino de claridad, una “luz” se enciende en su mente e instantáneamente la nueva idea se le presenta totalmente montada y desarrollada.

Lástima que esto no sea cierto: Las ideas no son relámpagos, ni chispazos ni explosiones en la mente, las ideas, de un modo absolutamente literal, son redes neuronales:

RedNeuronal

Es decir, las ideas no son una bombilla que se enciende, las ideas son miles o decenas de miles de bombillas (las neuronas) que se encienden y titilan al unísono; no me digáis que la realidad no supera a su metáfora!!

Para desarrollar una red con este nivel de complejidad el cerebro debe construir nuevas conexiones neuronales, reforzar otras y anular algunas que existían previamente.

Toda esta “arquitectura cerebral” no se produce en un solo instante; los momentos Eureka son las intuiciones que evidencian el esquema general de la idea; o proveen de una última conexión cuando ya todas las piezas están desplegadas ante la mente del inventor; pero lo que no debemos perder de vista es que estas ideas se desarrollaron y tomaron forma durante largos periodos de tiempo, en los que hubo avances y retrocesos, epifanías y momentos de ofuscación; en ocasiones la idea permaneció abandonada en un cajón de la mente largos años…

Es decir, en el imaginario colectivo las ideas son relámpagos pero en la realidad suelen ser Corazonadas Lentas.